Todos los horarios

EN JULIO

REYES DEL CRIMEN

Joseph Covino es: John Gotti

John Joseph Gotti nació el 27 de octubre de 1940 en el barrio neoyorquino del Bronx. Era el quinto hijo de los once -siete chicos y cuatro chicas- que tuvieron John J. Gotti, un inmigrante napolitano, y Fannie, una abnegada y sencilla mujer capaz de criar a sus hijos en un entorno hostil. Él y sus hermanos crecieron en una zona deprimida del sur del Bronx, hasta que su padre pudo ahorrar algo de dinero y se trasladaron a Brooklyn.

A una edad temprana el bravucón «Johnny Boy» aprendió a usar sus puños, y sus primeros sueños de convertirse en un hombre de negocios o un doctor pronto dejaron paso a los de ser uno de los tunantes que solía ver por las calles de Brooklyn. 

Entre 1957 y 1961 fue arrestado cinco veces por hurtos menores, pero los cargos siempre acababan siendo revocados o reducidos.

 

En 1960, el italoamericano, de veinte años, conoció a Victoria DiGiorgio, una chica dos años menor con quien se casó el 6 de marzo de 1962, casi un año después del nacimiento de su primera hija, Angela. 

En 1966 Gotti entró en la Mafia, encabezada entonces por Carmine y Daniel Fatico.  Los Gambino lo reclutaron como matón y poco después le confiaron el saqueo sistemático de los materiales utilizados en la construcción del aeropuerto John Fitzgerald Kennedy, hasta que fue descubierto y condenado a tres años de cárcel en Lewisburg.

 De nuevo en la calle, tuvo que hacer frente a la muerte de Carlo Gambino y al ascenso de Paul Castellano, quien entonces controlaba la situación.

 

John Gotti asumió de un modo definitivo la jefatura del clan de los Gambino en 1985, sin ninguna oposición tras asesinar a quemarropa a Castellano. Se convirtió en una figura asidua de los medios de comunicación a principios de 1986 y, lejos del ojo público, movió sus piezas con rapidez. 

Condenado a cadena perpetua en el penal de Springfield a los cincuenta y un años de edad, Gotti estuvo durante casi diez años aislado 23 horas al día, fumando, leyendo periódicos, y convencido de que algún día volvería a la carga.

El cáncer acabó con su vida mientras se encontraba en prisión.