UNIVERSO

El atardecer en un planeta habitable

Kepler-186f ha sido presentado en sociedad por los científicos como el nuevo planeta potencialmente habitable, de características similares a la Tierra ya que podría tener agua líquida en su superficie por encontrarse en la zona de habitabilidad de su estrella. Semanas después de su descubrimiento, el Laboratorio de Habitabilidad Planetaria de la Universidad de Puerto Rico ha desarrollado una imagen hipotética mediante la información que se ha recabado de este planeta: es el retrato de un atardecer extraterrestre, una composición que nos permite observar la puesta del Sol tal como se vería si ya estuviésemos ahí. La imagen es de una gran belleza, y transmite una inquietante familiaridad, ya que no dista demasiado de una postal terrestre. Para que la similitud se pueda apreciar en toda su dimensión, el retrato es presentado al lado de una fotografía de la puesta del Sol en el Caribe.

Los científicos creen que, dado que Kepler-186f tarda 130 días en completar la órbita alrededor de su estrella, recibe un tercio de la energía que la Tierra recibe del Sol, por lo que su iluminación es más tenue. Por la escasa energía y la mayor gravedad las plantas en Kepler-186f serían más bajas y de un color más oscuro que las que nosotros conocemos. Por otra parte, su tamaño indicaría que es un planeta rocoso, por lo que poseería muy probablemente un núcleo de hierro que le proporcionaría un escudo magnético fuerte. Es poco lo que se sabe hasta el momento de este candidato recién descubierto, pero si lo que los investigadores han logrado deducir por la información conseguida hasta el momento es correcto, no está mal imaginar una posible colonia allí, donde los atardecer tienen un aspecto tan inspirador.